La Verdad

Videochats

Diego Sánchez Aguilar

660x400

Bueno, ha sido un auténtico placer charlar con todos vosotros. Muchas gracias por vuestras preguntas. Espero que os hayan servido de algo mis respuestas. Un saludo para todos. Hasta pronto ;)

 

  • nuria

    Hola, me encantaría saber tu opinión acerca de los tuiteros que se han vuelto famosos en los últimos tiempos y que ahora son los autores de algunos de los títulos de poesía más vendidos en las librerías.

    Hola Nuria. Para ser totalmente sincero, no conocía este fenómeno de tuiteros/bestsellers poéticos. Yo conocía el fenómeno de gente como Marwan, que han inaugurado una corriente de poesía muy vendida, pero que venían del mundo de la canción, de la música, si no me equivoco. No sabía que el fenómeno había pasado también al mundo tuitero. Es que no tengo tuiter, jajaja.

    Si quieres te respondo al fenómeno Marwan, que es un tema que hemos hablado muchas veces con amigos poetas, pues yo también me dedico a la poesía. Es cierto que la calidad poética de esos libros suele ser baja, y es cierto que pueden hacer cierto daño en el sentido de que copen el "mercado" editorial de la poesía y que solamente se publique esa línea de poesía sencilla, amorosa, efectista. Eso en cuanto a lo malo. Por otro lado, si tenemos en cuenta que la mayoría de los compradores de esos libros son adolescentes, lectores que empiezan en el mundo de la poesía, pues tiene una vertiente positiva, porque es una forma de iniciación, es un "gancho" con el que jóvenes que, tal vez, no se habrían acercado a este género, lo hacen. Y algunos de ellos siguen avanzando, y de Marwan pasan a Neruda, y de Neruda a Rilke, y de ahí a Vallejo, y ya tenemos un lector de poesía consolidado. Por eso no creo que haya que llevarse las manos a la cabeza ni encender con tanta rapidez la hoguera. Que levante la mano el actual sesudo lector de poesía que no disfrutó con Benedetti a los 17 años, aunque ahora le avergüence reconocerlo.

     

  • Francisco José

    ¿Escribes a mano o a ordenador? ¿Crees que eso determina de alguna forma tu escritura?

    Hola Franciso José. Escribo a ordenador, siempre, desde hace mucho tiempo. No sé si eso determina mi escritura. Yo creo que no. Es una cuestión de comodidad y de efectividad.

  • Enrique

    Buenas tardes, Diego, y enhorabuena. Me gustaría saber cuáles son tus influencias en tu obra

    Hola Enrique. Es difícil delimitar dónde están las "influencias". Realmente te influye todo lo que has leído en tu vida. Pero imagino que tú preguntas por influencias más concretas para el libro de relatos que ha obtenido el premio y que es el que me ha traído aquí a hablar con vosotros. En este libro puede verse, tal vez, cierta influencia de "La fea burguesía" de Miguel Espinosa, por el intento de hacer un retrato nada complaciente de nuestra sociedad. Bien es cierto que son sociedades distintas, la de la novela de Espinosa y la que yo retrato aquí, pero puede haber cierta conexión en la forma fría y distante de aproximarse a lo que se cuenta.

    Por otro lado, también hay cierta influencia del llamado "noveau roman" francés, especialmente de autoras como Nathalie Sarraute o autores como Michel Butor. Puesto que la idea de un narrador objetivo, frío y distante era para mí importantísima en mi libro, y puesto que también quería eliminar el concepto de "personaje inolvidable, profundo y complejo", pues quería que el personaje y la sociedad se confundieran en un mismo plano, esa corriente francesa está algo presente.

    También uso un recurso "copiado" de David Foster Wallace, como es el de las notas a pie de página. Pero yo lo utilizo para distanciar aún más al narrador de la historia que se cuenta, para que haya una especie de pacto entre narrador y lector por el que ambos se alejan de los personajes y los miran como a insectos, como a objetos de investigación, para evitar la identificación emocional. Y DF Wallace no usa sus famosísimas y larguísimas notas a pie de página con esta intención. Pero, tal vez, sin leer las suyas, no se me habría ocurrido a mí ese recurso.

  • Manuel

    ¿Cómo ve la literatura joven en Murcia con respecto a su generación? ¿Cree que hay futuro?

    Hola Manuel! En primer lugar, habría que distinguir en "literatura" si nos referimos a algún género concreto, es decir, si hablamos de narrativa o se incluye también la poesía o el teatro. En segundo lugar, qué es "joven", jajaja. Porque ahora la juventud se estira hasta los "cuarentañeros", que ya no son (somos)"cuarentones". En cuanto a joven narrativa, no conozco demasiado. Sí sé que hay mucho joven (aquí hablo de gente de menos de treinta) en la poesía, y el ciclo que Héctor Tarancón está coordinando los jueves en Los Molinos de Río es buena prueba de ello: Manuel Pujante, por ejemplo. O gente jovencísima como Hugo Cano, que acaba de publicar su primer poemario, o Bea Miralles, que ha publicado uno de los más bellos libros de poesía del último año...Hay más, por supuesto.

    Pero si abrimos un poco más el campo, hay, por ejemplo, ahora mismo, en Murcia, una cantidad de talento literario (joven y no joven, no nos pongamos quisquillosos) realmente asombroso: Javier Moreno, Leonardo Cano, José Óscar López, Miguel Ángel Hernández, Ginés Sánchez, Cristina Morano, Alfonso García Villalba, Manuel Moyano, Antonio Aguilar, Katy Parra... Podría seguir varias líneas más, pero me estoy limitando a citar a aquellos que han tenido la suerte de tener repercusión "seria" a nivel nacional. Hay otros muchos que no han tenido esa suerte, aunque no les faltan méritos.

    Resumiendo: que tenemos suerte. Que en Murcia le echan algo al agua que hace que se escriba muy bien y que, además, estén saliendo editoriales como Balduque (que publica mi libro), como Raspabook, como Newcastle, como La fea burguesía...

     

  • Antonio

    Si tuviera que decantarse por un solo libro...

    Antonio, si tuviera que decantarme por un solo libro, estaría en un serio problema, jajaja. Hay muchísimos libros y es imposible elegir uno solo. Eso sí, si pudiera tener un solo libro, elegiría uno bien gordo, un "tochaco", para poder disfrutar de muchas horas de lectura, y "La broma infinita" de David Foster Wallace encajaría a la perfección. Es sin duda uno de mis libros favoritos de los últimos diez años, una obra en la que se retrata toda nuestra sociedad a través de un despliegue de talento narrativo, de técnicas infinitas de narración y de inteligencia casi sobrehumana, ante la que uno solo puede aplaudir y disfrutar, durante más de 1200 páginas.

  • Paco Paños

    eres profesor de lengua y literatura en un instituto, ¿cómo ves de interesados a los jóvenes en la literatura, con todas las alternativas de ocio que tienen¿

    Hola Paco! Has ido a poner el dedo en la llaga, jajaja. La verdad es que hay un interés de los jóvenes por la literatura. Yo lo veo a diario. Por ejemplo, en unas semanas viene a recitar a mi Instituto José Daniel Espejo, poeta murciano que no se caracteriza por hacer una poesía sencilla o "para jóvenes". Para preparar su visita, algunos días dedico el final de la clase a leer poemas suyos, casi sin explicar, sin analizar, solo los leo y debatimos un poco sobre lo que les ha parecido, lo que les ha hecho pensar, etc. Y el interés es enorme. La paradoja es que ese interés aparece como si les estuviera hablando de algo radicalmente nuevo, un libro de poesía, actual. Y me preguntan dónde se compran esos libros, dónde están, como si fuera algo absolutamente desconocido. Y el problema, uno de los problemas, es ese: que la cultura escrita, la literatura, es ahora mismo invisible en nuestra sociedad: no sale en la tele, nadie lee en la tele; no leen sus padres en casa; su único contacto con el libro ha de venir de mi mano, y eso es malo, que tenga que ser un profesor el que les diga que eso exista, como si fuera algo clandestino u oculto.

     

    Luego está, por otro lado, la pérdida de la capacidad de concentración para interpretar textos escritos en un entorno fundamentalmente audiovisual y de textos cortos tipo tuiter y demás redes sociales. Eso es un problema muy serio que llevará a un cambio radical en la forma de entender la cultura en unos años. Por eso yo me declaro en guerra y objeción radical contra las teorías pedagógicas que quieren convertir el estudio de la Lengua y Literatura en algo ligero, de la lengua cotidiana, de los usos cotidianos que los jóvenes hacen de la lengua, porque esos usos cotidianos son textos breves y sin profundidad, y creo que no debemos perder la capacidad de leer e interpretar textos largos, complejos, literarios. Por ahí no paso. Soy un dinosaurio, pero tengo razón, jajaja.

  • Mariano Salido

    Enhorabuena Diego. Acabo de leer esta tarde el primer relato y me ha gustado mucho ese toque amargo. ¿Cuánto dirías que tienen de real y cuánto de imaginario tus relatos?

    Hola Mariano! Un saludo manguero, jajaja!. Pues mira, la idea del libro es que los relatos parecieran absolutamente reales. "Hiperrealistas" los definió Juan de Dios García en su presentación de Cartagena. La idea es que pareciera que todos ellos han sucedido o hubieran podido suceder realmente. La idea era hacer un retrato nada amable de cómo somos, mirar en esos rincones oscuros en los que no queremos mirar y en los que la ficción "normal" (películas, novelas bestseller) tampoco quiere mirar para no molestar. Yo quería molestar, sí.

    Por otro lado, todos los relatos son absolutamente ficticios. Nada de lo que pasa me ha pasado directamente a mí o a nadie que conozca íntimamente.

  • Antonio Aguilar

    Diego, de pronto parece que las cosas se concretan, premio Dionisia García de Poesía, la edición de la antología de Roberto Juarroz en la prestigiosa editorial cátedra, fruto del trabajo de tu doctorado y ahora el libro y el premio. ¿Qué necesita el mundo editorial para darte cancha definitivamente?

    Hola Antonio. Me encantan las preguntas que empiezan recordando todos mis "logros" en el mundo literario, jajaja. Pero mira, el final de tu cuestión parece indicar cierta injusticia hacia mí, como si estuviera siendo ignorado o maltratado por el mundo editorial. Y tengo que decir que es todo lo contrario. Yo me siento un privilegiado y tremendamente afortunado por todo lo que has dicho. Aunque he dedicado casi toda mi vida a la Literatura, en cualquiera de sus formas (estudio, enseñanza, creación), nunca he esperado nada de ella, ni me he sentido maltratado. Es cierto que, a veces, cuando intentas publicar una obra, las editoriales te ignoran o te cierran las puertas, pero eso es algo que va con los tiempos, no lo siento como una afrenta. Como te decía, por todo lo que has dicho tú, lo que siento es gratitud. Mi primer libro "serio" o "maduro" de poesía, obtiene un importante premio internacional: gracias. El trabajo inmenso de mi tesis doctoral se concreta en una edición crítica de Cátedra, una especie de sueño de adolescente pedante que he tenido siempre: gracias. Mi primera colección "seria" de relatos, es elegida como mejor libro de relatos publicado en España: gracias, gracias, gracias. Creo que debo de tener un trébol de cuatro hojas guardado por alguna parte, porque no es normal tanta suerte.

  • Martin

    ¿Está la crítica en España en manos de los amigos de los escritores y en escritores con interés en recibir el favor de vuelta, y sucedáneos? ¿Cuánto de compadreo hay hoy día en la denominada crítica literaria?

    Ese fenómeno del compadreo del que hablas está muy extendido, o al menos eso creo. De todas formas, no soy la persona más adecuada para responder a tu pregunta. Yo vivo en Cabo de Palos, soy profesor, y no estoy metido "de lleno" en los círculos literarios donde se dirimen esos compadreos que, no obstante, puedo apreciar en los exagerados elogios que algunas obras claramente menores reciben por parte de medios afines o con intereses editoriales o, simplemente, por amistad.

    También hay un problema de fondo en todo esto, y es la falta de profesionalización de la crítica. La mayoría de las críticas no se pagan o se pagan mal, muchos críticos, por lo tanto, reseñan y ensalzan solamente lo de sus amigos o lo que se les manda. Si hubiera una crítica de profesionales que cobraran un buen sueldo y fueran totalmente independientes en sus opiniones, creo que otro gallo cantaría.